El fin de una era

A comienzos del siglo XX, dos hechos históricos importantes podrían señalar o predecir el fin de la exhuberancia de la vestimenta romántica victoriana y eduardiana, también llamada neobarroca.  Uno de esos hechos es el hundimiento del lujoso transatlántico TITANIC en 1912 y el otro es, dos años mas tarde, el comienzo de la primera guerra mundial. Este último hecho fue determinante con respecto de un gran cambio en la vestimenta femenina.

Tanto la pobreza que le tocó atravesar a Europa, así como la introducción de la mano de obra femenina en puestos de trabajo, produjeron una notable simplificación y readaptación de la indumentaria para la mujer. Esto dio lugar a la vestimenta simple y práctica característica de la modernidad, despojada de corsets y armados, introducida en la sociedad de la mano de importantes diseñadores como Chanel y Poiret.

Vestido de la película "Titanic"

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s