Vestidos inolvidables: Puesto 3

Hoy agregaré un nuevo tema y este es el de los vestidos inolvidables del cine. Mi idea es elegir solo tres. Tres vestidos que me hayan impactado personalmente y describirlos un poquito.

Empezaré por el puesto 3. Es el vestido verde esmeralda que usó la actriz Keira Knightley en la película “Expiación, deseo y pecado”. Ya hablé anteriormente sobre las carácterísticas del vestuario de todas las épocas y este vestido corresponde al año 1935. Aunque el vestuario de esa época es bastante sencillo, me fascinan las películas la segunda guerra mundial.

“Atonement”, tal cuál su nombre en inglés,es una película basada en una novela y la primera parte de ésta se destaca por un toque muy especial de misterio. El vestido se adapta perfectamente al clima de la película, con su espalda sugerente y su vuelo vaporoso. Está confeccionado en satén de seda verde esmeralda y el look se completa con un par de zapatos dorados y una hebilla y un brazalete Chanel. La actriz lo luce espectacularmente bien por su silueta hiperdelgada y lánguida  y el vestido resulta verdaderamente hipnótico.

lesdoit-vestuario-de-cine-39keira-knightley-green-dressgreen19marichelle3

Anuncios

Museología del traje: Vestido favorito del mes XIV

Para este mes elegí este vestido rosa de seda bordada de los años 50. El estilo de este período de la historia se caracteriza  por la reaparición de una mujer coqueta y femenina. Y la razón principal es la finalización de la segunda guerra, una época de preocupaciones y trabajo que quedaba atrás, dando lugar a un período en el cuál la mujer vuelve a dedicarse mas al hogar y a su estética.

Los vestidos de este período se caracterizan por faldas amplias y cinturas muy ceñidas, resaltando la femenidad pero de una forma muy recatada, dado que el ideal de mujer era el de estilo ingenuo y angelical. Los diseñadores claves de ésta época son Dior, Balenciaga y Givengy y él ícono mas sobresaliente es la actriz Marylin Monroe.

Imagen

 

Museología del traje XI: “Vestido favorito de la semana”

Los vestidos de la década del 30 eran bastante simples pero elegantes. Seguían siendo lánguidos como en la década anterior pero un poco mas femeninos ya que si bien no destacaban el busto ni las caderas estaban ceñidos en la cintura.

En los vestidos de noche la sensualidad está puesta  principalmente los hombros y la espalda. Los vestidos de esta época tienen una caída muy particular ya que están cortados al bies y eso les proveía de una apariencia muy etérea y vaporosa. Por lo general estaban confeccionados en telas como gasa, raso o satin lo que favorecía tal efecto.

Este es un vestido de noche de encaje rosa salmón, escotado y ceñido en la cintura.

Imagen

 

 

Museología del traje IX: Vestido favorito de la semana

1c988c79cb4d198b97140711a83dc4e0

Este vestido renacentista al estilo “La otra Bolena” es una réplica de la época. El escote cuadrado era característico de los vestidos de los vestidos Tudor, al igual que las mangas ensanchadas en el antebrazo y la partición de la falda.

La falda era ensanchada a través del uso de un armado llamado verdugado. Este tenía forma cónica o cilíndrica y era de una entretela similar al denim. La pechera era endurecida a través del uso del corset que apareció justamente en el Renacimiento. Los primeros eran de hierro y luego de entretela, atravesados por varillas de hueso de ballena.

 

 

Museo del traje IV: Vestido favorito de la semana

Este vestido de noche es de una diseñadora italiana que tuvo mucho éxito entre los años 20 y 30 y se caracterizó por su estilo vanguardista. Su nombre es Elsa Schiaparelli y el ejemplar de su colección pertenece a 1949:  El vestido es de seda rojo , tiene un escote muy popular en la década del ´50 que se denomina “escote corazón”, es ajustado al cuerpo y  tiene la falda drapeada.

Imagen

Museo del traje: Vestido favorito de la semana

El elegido es un vestido de 1910- de la llamada Belle Epoque o era Eduardiana- y es del estilo de los que usó Kate Winslet en Titanic.

Si se compara con los vestidos del período anterior estos resultan un tanto mas simples y cómodos, sobre todo por la ausencia de crinolina y polizón, no así de corset. Por otro lado, la influencia de la cultura oriental, especialmente a través del Ballet ruso, se ve como resultado en los cortes de los vestidos que se asemejan a casacas o a kimonos.

Este vestido de color azul claro está forrado en tul plumetí y encaje blanco con volados de seda en rosa pálido. La cintura se destaca por un simicírculo blanco que une las dos esquinas de la parte superior del vestido adornando con un dibujo de rosas  en el centro y que finaliza con una hilera de círculos semejantes a los pétalos de una flor.

322260e6322ea0f6ee6d5487077a65ec (1)