Estilos VIII: Geisha

El Kimono es el vestido tradicional japonés que fue la prenda de uso común hasta los primeros años de la posguerra.  Años después, cuando la influencia estadounidense obligó a los japoneses a cambiar sus costumbres, fue que la ropa occidental se comenzó a hacer popular.  Sin embargo la ropa tradicional se siguió utilizando.

Hay varios tipos de kimonos  y en el mundo de las geishas indica la jerarquía.

El furisode, por ejemplo, es el kimono de una maiko o aspirante a geisha. Está hecho con telas preciosas bordadas en seda y con estampados muy llamativos.  Tienen varios en función de la estación del año o de la ceremonia que vayan a amenizar. Sus mangas son muy largas, suelen llegar hasta los pies y se van recortando según  van avanzando en su aprendizaje. El cuello del kimono es rojo al igual que la franja que hay en la parte baja de su kimono. Además, el kimono lleva motivos decorativos en el dorso en función de la experiencia, una maiko novel lleva dos y una maiko más avanzada los lleva en un lado.

El kimono de una geisha, en cambio, es más discreto, tienen colores menos llamativos y más sobrios, sin estampados o estampados más discretos que los de las maikos. Sus kimonos son también de seda y en función de la estación del año y las ocasiones eligen que kimono ponerse al igual que las maiko. Una geisha tiene unos 30 kimonos o más en su poder. Los kimonos de una geisha suelen ser grises, beige o azules. Llevan el cuello de debajo del kimono de color blanco y la banda de la parte baja del kimono.

memoirs-of-a-geisha-memoirs-of-a-geisha-7216772-1416-20003452634_640pximages (2)

Vestuario de película II: “Los Borgia”

Los Borgia fueron una familia noble de orígen español asentada en Valencia, Italia. Existen dos versiones de la serie televisiva (ambas del 2011): La primera es norteamericana y la segunda es una producción  Franco-alemana.

Alejandro Borgia llegó al papado en 1492, su familia perteneció a los umbrales del renacimiento. La vestimenta aún tiene reminiscencias del último período de la edad media (edad gótica). Un detalle de la vestimenta femenina pre-renacentista es el corte princesa (debajo del busto) y las mangas acuchilladas que dejaban ver la camisa.

tumblr_lt0cgyMJUB1qiu1coo9_400iHolly-Grainger-as-Lucrezia-Borgiaeholiday-grangier-borgias-tvfash-3-325-thumb-315xauto-38913        Los escotes aún no eran tan pronunciados como en la era isabelina.  El personaje de Lucrezia de la versión norteamericana utiliza vestidos de corte y mangas princesa de colores pasteles-rosa salmón o celeste cielo- para resaltar la frescura  y  la juventud del personaje.

La versión europea es bastante mas sobria. Los personajes de Lucrezia, Vanazza  y Giulia lucen vestidos de escote bateau, con el talle apenas por arriba de la cintura , mangas  abullonadas y colores oscuros -rojo ladrillo ,negro, uva o escarlata-.

 

borgia (1)lucrezia_borgiaBorgia-Neue-Serie-Mo-17-10-ZDF-20-15-Uhr_image6

Vestuarismo futurista: “Star wars”- Episodio I, II y III

El vestuario mas llamativo de esta última trilogía de George Lucas, son los que luce la actriz Natalie Portman, quien encarna a la princesa Amidala en el Episodio I y luego a la senadora Padme, en la siguiente entrega de la película.

Estos diseños están inspirados en distintos tipos de indumentaria terrenal: Los rojos y pesados atuendos del primer episodio tienen una inspiración oriental y los peinados de raya al medio con rodetes eran típicos de la edad media y de la era victoriana. En el segundo episodio a Natalie se la ve mas relajada y seductora. Esta vez, la diseñadora de vestuario se inspira en algo  primaveral y romántico: Acude a mantillas sevillanas, a sedas vaporosas y a estampados florales de estilo hippie-provenzal, acompañando con un peinado de rodetes recogidos por dos redecillas con cintas que caen a los costados de la cara. Para las escenas mas sensuales Natalie luce un sugerente vestido negro con hombros al descubierto y guantes largos al estilo Gilda.

Tal como su predecesora, la princesa Leia de Carrie Fisher, la Padmé De Portman está preparada para cada ocasión. Para la batalla, arma en mano, luce un ajustado conjunto de sweater y pantalones blancos. Para momentos mas relajados cabe destacar  un vestido azul de escote victoriano y una atavío atigrado con capucha, ambos de inspiración etnico-africana.